sábado, 14 de octubre de 2017

Rayados amarraron su pase a la Liguilla al llegar a 27 puntos

Los Rayados amarraron su pase a la Liguilla al llegar a 27 puntos tras vencer 2-0 al Pachuca, además manteniéndose como líder e invicto en el Apertura 2017.

El sexto gol en el torneo de Rogelio Funes Mori y un contragolpe letal finalizado por Avilés Hurtado, fue suficiente para derrotar a unos Tuzos que vivieron su mejor momento al arranque del complemento, pero sin capitalizar.

Rayados también mantuvo su paso perfecto en el BBVA Bancomer con su sexto triunfo en la misma cifra de juegos, en los que ha explotado con 14 goles y recibido apenas tres tantos.

En el juego de esta tarde, el Monterrey encontró el gol desde el minuto 23, en una triangulación exquisita, definida por Funes Mori.

La jugada inició con la incorporación al ataque de Stefan Medina por derecha. El colombiano filtró el balón a su compatriota Dorlan Pabon, quien le puso la pelota a modo a Funes Mori, para que sólo la empujara al fondo.

El japonés Keisuke Honda, figura de la visita, estuvo cerca de la igualada en dos ocasiones, primero con un cabezazo que dejó en las manos del arquero Hugo González, y luego con un tiro libre que el portero mandó a tiro de esquina.

Al arranque del segundo tiempo, fueron los Tuzos quienes se adueñaron del partido, ante unos Rayados que parecían distraídos en la cancha.

Así, Edson Puch puso peligró con un zapatazo desviado, y Honda de nuevo coqueteó con el gol con otro disparo de tiro libre.

Pero entonces, a los 67', apareció el líder de la competencia para sentenciar el partido con un golpe de autoridad, producto de un contragolpe que fue una sinfonía de futbol.

La jugada la inició el arquero González dejando la pelota a Funes Mori. El argentino llevó el balón hasta campo contrario y lo cedió a Carlos Sánchez. Entonces el "Pato" filtró un pase para Pabon, quien centró a la llegada de Hurtado para que se llevara la firma del golazo.

El resto del encuentro lo manejó bien el Monterrey, ante un Pachuca que tuvo sus intentos, pero más con orgullo y empuje que con buen futbol.

Para colmo, la visita sufrió la expulsión de Franco Jara, quien vio la roja directa por dar una patada a César Montes sin estar el balón en juego, en revancha por una dura entrada que le hizo el zaguero rayado.

Así llegó el final del partido y la Liguilla ya es un hecho para la tropa de Antonio Mohamed.