sábado, 14 de octubre de 2017

Almeyda se mostró realista una vez más, y aunque las cuentas aún podrían meterlo

Emocionando por la muestra de apoyo de sus futbolistas, Matías Almeyda se mostró realista una vez más, y aunque las cuentas aún podrían meterlo, ayer dio por descartado el milagro de calificar.

"Nosotros prácticamente estamos fuera de la Liguilla, será muy difícil o casi imposible, pero no nos relajamos. Este equipo se ha caracterizado por lo que hizo hoy por ejemplo, por esa entrega, por el sacrificio, por la humildad y la que hoy mostraron ellos de venir a dar la cara acá la tienen pocos", dijo el timonel argentino del Guadalajara.

"Estamos acá dando la cara porque perdimos y esto no sucede siempre. Es para hacernos cargo del torneo flojo que tuvimos".

Almeyda, sin embargo, se agarró de la Copa MX en donde aún están por disputar la fase de Octavos de Final.

"'Nosotros vamos a luchar por esa Copa que está en juego", recordó.

"Mañana entrenamos a las 10 de la mañana otra vez, la vida continua, la vida sigue y el profesionalismo que tenemos seguirá para mejorar. Haremos un análisis de este partido que creo que fue futbolísticamente muy bueno, y después viene uno importante (el Clásico Nacional)".

El "Pelado" reiteró que están enteros para encarar el fracaso del Apertura 2017.

"Soy el primer responsable de todo esto, asumo esa parte, pero eso no me impide seguir mejorando y seguir trabajando", explicó Matías.

"Recién les decía a ellos que cuando fuimos campeones y jugamos bien, siempre tenemos 70 u 80 mensajes en nuestros teléfonos, este torneo empezó a bajar, el saludo con diferentes personas es otro, pero de esto se trata, entonces, hay que ser fuertes y aceptar la derrota".

El técnico evitó hablar del arbitraje, pero dijo entender la reacción de Rodolfo Pizarro en su expulsión, al querer poner rápido el balón en movimiento.