miércoles, 21 de junio de 2017

por ello, introdujo en el campo a Curro por el joven Pozo





El entrenador del Sevilla Atlético necesitaba algo más de experiencia y contundencia en el terreno de juego, por ello, introdujo en el campo a Curro por el joven Pozo, un cambio que demostraba que el míster no se quería ir de mala manera de su último partido con los suyos. Con el trascurso del partido se vio como poco a poco los del Sánchez Pizjuán salían de entre las garras del Rayo, que hasta ese momento había sido el líder del encuentro- el centro del campo sevillista estaba flojeando y los visitantes lo sabían-.

Las llegadas a puerta por parte del conjunto de Sevilla fueron cada vez a más, pero faltaba la presencia de un delantero, M. Gual, que pese a estar en el verde no daba muchas señales de vida, y cuando las daba no era de forma acertada. Quizás la ausencia de una de las piezas clave del filial causara esa falta de goles.

Faltaban apenas unos minutos para dar por finalizado el encuentro, pero antes de que el colegiado pitara, el desaparecido delantero reapareció y puso en el marcador el 1-2. El partido llegó a su fin y el filial, pese a su derrota, salió con la cabeza bien alta después de la gran temporada que se ha marcado, tanto el equipo como su entrenador, Diego Martínez, que ya no formará parte de las filas sevillistas para la temporada que viene.