martes, 13 de junio de 2017

En atacante tapatío nunca logró alcanzar un nivel óptimo




Daniel ‘fideo’ Álvarez se marcha de los Rojinegros del Atlas con un sabor amargo, pues nunca pudo dar ese salto de calidad que siempre se esperó de él. Ahora en Necaxa tendrá la oportunidad de madurar y retomar ese nivel que sólo mostró por chispazos.
PUBLICIDAD

En atacante tapatío nunca logró alcanzar un nivel óptimo con los Zorros. Siempre fue apapachado y querido por La Fiel, oportunidades y apoyo nunca le faltó. Sin embargo, esa ‘comodidad’ parece haberle afectado y se conformó con lo obtenido. Tras la salida de ‘Poncho’ González (incluso un poco antes), se convirtió en el consentido de la afición, como la ‘joya de la cantera’.